Abrir panel
Comisión de la Verdad

La espera

Nunca dejó de mirar al camino por el que su esposo volvía cada atardecer. El relato de una mujer que murió esperando a su marido.

Abril 23 de 2019

Camino de tierra en Vichada

Cuentan que ella tenía 22 años y una niñita de cinco cuando su marido salió a trabajar con otros vaqueros y nunca más volvió. Nunca. Desde ese día ella mira el camino por donde siempre volvía después de voltear con el ganado en el Hato El Porvenir.

De día, se echaba en el chinchorro bajo el alero de su casa a mirar y a esperar. Se mecía con el dedo del pie, haciendo rayitas en ese suelo seco de vara en tierra. Y al atardecer, con la última luz, se sentaba detrás de la puerta, que siempre dejó a medio cerrar para poder seguir mirando al camino. Entonces se mecía en su vieja silla momposina, donde amamantó a su hija que, pollona aún, se fue a vivir a las costas del Pauto con un topochero.

Murió mirando. Nunca dejó de mirar al camino y nunca cerró la puerta. Pensaba –dicen- que, si él regresara, nadie le abriría la puerta. 

Comentar:

Otros artículos de este autor

Noviembre 08 de 2018

¿Cómo se vive la espera de quien no regresa? Relato desde el Meta.

Noviembre 15 de 2018

Un relato sobre el drama de los asesinatos selectivos.

Febrero 28 de 2019

La única sobreviviente de la primera masacre paramilitar ocurrida en Caño Sibao, Meta, conoce, 30 años después de la tragedia, al campesino que la rescató. Un relato de su reencuentro.

Artículos destacados

© 2019 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro