Abrir panel
Comisión de la Verdad

¿Qué tienen por decir las FARC-EP sobre el secuestro y asesinato de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri?

Este sábado 7 de agosto exintegrantes de las FARC-EP se encontrarán presencialmente con las víctimas para reconocer sus responsabilidades en estos crímenes que impactaron profundamente la democracia, institucionalidad y movilizaciones por la paz.

ENCUENTRO | Agosto 05 de 2021

¿Qué tienen por decir las FARC-EP sobre el secuestro y asesinato de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri?

Antioquia es el departamento de Colombia más golpeado por el secuestro. El 20% de las 37.165 víctimas de este delito, registradas en el país entre 1958 y 2018, corresponden a esta región, según el Observatorio de Memoria Conflicto. El 21 de abril de 2002, el entonces gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y su asesor de paz, Gilberto Echeverri, engrosaron esa infame cifra. El Frente 34 de las desaparecidas FARC-EP los secuestró mientras realizaban la marcha de la NoViolencia, entre Medellín y el municipio Caicedo. Un año después, el 5 de mayo de 2003, la guerrilla los asesinó ante un intento de rescate militar.

Desde ese momento, sus familias, amigos, colegas y habitantes de la región, acumularon un sinnúmero de preguntas sobre lo sucedido. En un hecho histórico, firmantes del Acuerdo de Paz de las FARC-EP aceptaron hacer parte de un proceso liderado por la Comisión de la Verdad, para reconocer sus responsabilidades en estos secuestros y asesinatos, y responder a muchas de esas preguntas.

Este sábado 7 de agosto de 2021, víctimas y excombatientes de la guerrilla se darán cita en Caicedo, Antioquia, para celebrar el acto culmen de ese proceso que comenzó en septiembre del año pasado y en el que han sido escuchadas unas 150 personas. El acto de ‘Reconocimiento de responsabilidades de FARC-EP en el secuestro de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri’, se transmitirá en vivo por las redes sociales de la Comisión de la Verdad a partir de las 10:00 a.m..

El secuestro de Gaviria y Echeverri sucedió en el umbral del recrudecimiento del conflicto armado en Antioquia y el país (1995-2002). En ese periodo Colombia vivió el fracaso de un acuerdo de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC-EP, presenció la segunda ofensiva paramilitar, enfrentó el mayor control territorial y social de las guerrillas, y resistió una arremetida de la fuerza pública que impactó a la sociedad civil. En esa etapa el secuestro fue una de las principales armas políticas y económicas de los grupos armados, principalmente de las guerrillas del ELN, las FARC-EP y el EPL, responsables del mayor número de secuestros en la historia del conflicto armado colombiano, seguidas por los paramilitares, los grupos posdesmovilización y el crimen organizado. Las principales víctimas de esta práctica en Antioquia fueron los alcaldes, particularmente los mandatarios del oriente antioqueño, quienes buscaron acercamientos humanitarios con los grupos armados para detener la escalada de violencia que no daba tregua.

En Antioquia, ese momento de exacerbación de la guerra se vio, entre muchos horrores, en un asedió constante de las FARC-EP a campesinos de municipios cafeteros como Caicedo, quienes soportaron retenes, robos y extorsiones. Precisamente en apoyo a los pobladores de esta región, y en rechazo a la violencia generalizada que ardía a diario, Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri emprendieron el 17 de abril de 2012 en Medellín la marcha de la NoViolencia, a la que se sumaron cerca de 2.000 personas. Cuatro días después, en el puente El Vaho, a cinco kilómetros del casco urbano de Caicedo, el Frente 34 de las FARC-EP los secuestró. Gaviria y Echeverri permanecieron secuestrados un año y 15 días, hasta que la guerrilla acabó con su vida y con la de 11 militares que estaban en cautiverio con ellos.

Estos asesinatos impactaron profundamente la democracia y la institucionalidad del país, y lesionaron de forma irreversible las movilizaciones por la paz y la NoViolencia en Antioquia, que estaban en una de sus etapas de mayor florecimiento. Este será uno de los temas centrales del acto de reconocimiento del sábado 7 de agosto. En este espacio se escucharán las voces de las víctimas, entre las que se encuentran: integrantes del antiguo gabinete del gobernador Guillermo Gaviria, seguidores del Movimiento de la NoViolencia, pobladores y campesinos de Caicedo y las familias Echeverri y Gaviria. 

Por parte de la exguerrilla de las FARC-EP estarán presentes firmantes del Acuerdo de Paz del Secretariado y del Frente 34, quienes darán sus respuestas a las demandas de verdad de las víctimas y asumirán su responsabilidad frente a los hechos ocurridos. Además, en un acto de reparación simbólica, los excombatientes de esta guerrilla terminarán la marcha que interrumpieron con el secuestro de Guillermo Gaviria y Gilberto Echeverri. El mismo sábado 7 de agosto se darán cita en el puente El Vaho, a las 7:00 a.m., con el fin de caminar los cinco kilómetros que le restaba a la marcha para llegar al centro de Caicedo.

Este encuentro se enmarca en un proceso nacional de reconocimiento de responsabilidades de las FARC-EP frente al secuestro. Como parte de ese proceso, el pasado junio en Bogotá se encontraron por primera vez en un acto público antiguos comandantes y excombatientes de las FARC-EP con sus víctimas, entre ellas la excandidata presidencial Ingrid Betancourt quien aseguró que “el secuestro es nuestra verdad colectiva, sobre lo vivido debemos construir una Colombia sin guerra”.

El proceso de reconocimiento de secuestro en Antioquia ha contado con el apoyo de la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín, la Alcaldía de Caicedo, la Personería de Caicedo, la Misión de Verificación de la ONU, Conciudadanía, Videpaz y la Mesa Municipal de Víctimas de Caicedo.

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro