Abrir panel
Comisión de la Verdad

Comisión de la Verdad inaugurará monumento dedicado a la convivencia y a la no repetición del conflicto armado en Gaitania, Tolima

Esta expresión artística busca ser un referente visible del diálogo social, un reconocimiento a los procesos comunitarios, los acuerdos y pactos por la paz y un homenaje a las víctimas del conflicto armado.

TERRITORIOS | Septiembre 28 de 2021

Comisión de la Verdad inaugurará monumento dedicado a la convivencia y a la no repetición del conflicto armado en Gaitania, Tolima

Este domingo 3 de octubre, la Comisión de la Verdad realizará la develación e inauguración del monumento ‘Legado a la convivencia y a la no repetición del conflicto armado’ en Gaitania, municipio de Planadas, Tolima. Esta expresión artística busca ser un referente visible del diálogo social generado en este territorio, un reconocimiento a los procesos comunitarios, los acuerdos y pactos por la paz gestados por los distintos actores del conflicto y un homenaje a las víctimas del conflicto armado.

La Comisión de la Verdad llegó a Planadas, en octubre de 2019, para desarrollar procesos enmarcados en los objetivos de convivencia y no repetición: instalación de mesas técnicas de no repetición y cuatro módulos de pedagogía, historia, movilización social a través del arte y la cultura, e integración a través del deporte. Estas acciones permitieron reunir en un solo lugar a varios actores del territorio y se logró identificar diversas iniciativas que se traducen en paz para el país.

Planadas es el escenario de un acuerdo de paz firmado entre las FARC-EP y el pueblo indígena nasa, también conocido como el ‘Primer acuerdo’. En 1994, el gobernador indígena, Virgilio López y el comandante de la zona, Jerónimo Galeano, entraron en un diálogo que estuvo basado en dos pilares: la vida y el territorio. Esta negociación duró dos años y contó especialmente con el aporte de las mujeres indígenas; finalmente, el 26 de julio de 1996, los dos grupos firmaron el primer acuerdo de paz. Este acuerdo vigente en el territorio se convirtió en un pilar de convivencia en la comunidad, símbolo de la resiliencia y de la potencialidad de construir paz tras años de conflicto.

Planadas es, además, sitio en donde nacieron parte de las guerrillas liberales y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), específicamente en la vereda de Marquetalia. Y es también sitio de El Oso, uno de dos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) en Tolima. Actualmente allí conviven 159 personas, de las cuales 70 están en proceso de reincorporación. También se encuentran algunos de sus familiares: padres, hermanos, esposas e hijos. El caserío para los firmantes de la paz llegó en febrero del 2017 como resultado del Acuerdo de Paz firmado entre la extinta guerrilla de las FARC-EP y el Gobierno colombiano en 2016. Este acuerdo fue apropiado por la comunidad de Planadas y denominado ‘El segundo acuerdo’

Asimismo, este territorio es reconocido por ‘El tercer acuerdo’, una nueva marca colectiva de café que nace del trabajo de asociaciones productoras de la región, firmantes del Acuerdo de Paz del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) El Oso y comunidad indígena nasa. Esta iniciativa es un ejemplo de convivencia y reintegración.

La Comisión se enfocó en Planadas por su papel histórico tanto en el conflicto como en la construcción de la paz e iniciativas que le apuestan a la no continuidad y no repetición del conflicto armado. Es así como gracias a un trabajo articulado entre la Comisión, actores del territorio y el apoyo de la Unión Europea, se entregará a la sociedad colombiana el monumento el ‘Legado a la convivencia y a no repetición del conflicto armado’, una obra de estilo costumbrista y contemporáneo.

Esta expresión artística está construida a cuatro caras sobre piso y siluetas en diferentes posiciones y movimientos que se van superponiendo una sobre la otra, plasmando así diversas escenas que soportan armónicamente todo el complejo escultórico, los procesos comunitarios, los acuerdos y pactos por la paz gestados por los distintos actores del conflicto; su historia, convivencia, tradiciones, economía y la biodiversidad de esta región.

El monumento está edificado en láminas de hierro de alto calibre, con cortes a láser y acabados en forja artística. Tiene una altura de 12 metros y 3,25 metros de ancho, y su diseño estuvo a cargo del maestro Simón Manrique, escultor y pintor del centro del país.

La Comisión espera que turistas y propios tengan la oportunidad de interactuar con la obra, para que por medio de un diálogo profundo y reflexivo puedan comprometerse a dar continuidad a los acuerdos de convivencia que se han celebrado en este territorio, orientados hacia la paz colectiva en las comunidades, estrechando lazos en medio de las diferencias. Esta obra es un legado que la Comisión, junto con la comunidad planaduna, le entrega al país desde un lugar representativo que se compromete y aporta a la reconciliación y no repetición del conflicto armado.

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro