Abrir panel
Comisión de la Verdad

“Como no tenemos ganado ni cultivos extensivos dicen que no necesitamos la tierra”

Un relato de Rosalba Jiménez, autoridad del pueblo indígena sikuani en la Orinoquia. Dice que el despojo de territorios y el desplazamiento forzado son una manifestación de racismo. Primera entrega de la serie ‘Hasta que dejé de huir’.

INFORME ESPECIAL | Abril 02 de 2020

“Como no tenemos ganado ni cultivos extensivos dicen que no necesitamos la tierra”

 

“A nosotras nos han señalado de perezosas, de salvajes. Es un señalamiento de hace siglos. Dicen que los indígenas no somos capaces de producir nada en el campo, que no tenemos grandes cultivos ni ganado y que, por eso, no necesitamos las tierras. Desde la conquista nos han visto como un estorbo para el desarrollo, para los proyectos económicos y para sus utilidades. Por eso nos masacran y nos sacan a la fuerza. En la Orinoquia, de hecho, hubo guahibiadas o “cacería de indígenas”. Quisieron borrarnos del mapa para deshacerse de lo que en realidad les parecía un obstáculo para el progreso. El despojo de nuestros territorios también es una manifestación de ese odio y ese racismo que soportamos hace siglos. El despojo de tierras es racista, hace parte de una política histórica de exterminio y la sociedad nacional debe reconocer esta verdad.

*

Los que nos despojan no dimensionan lo que la tierra significa para nosotras. En el pueblo sikuani, las mujeres administramos el conuco, es decir, el cultivo; velamos por los ríos y por los ecosistemas y proveemos el alimento a los demás. La tierra nos da lo que necesitamos para cuidar de otras personas. Cuando nos desplazan, nuestras vidas se reducen a la necesidad. Por eso, al quedar sin tierra, quedamos desprovistas de lo que necesitamos para garantizarle una vida armoniosa a la comunidad. Cuando llegamos desplazadas a las ciudades somos vistas como esclavas, como simples objetos de trabajo. Cuando nos despojan del territorio, nos despojan también de nuestra humanidad.

 

rosalba jimenez indigena comision verdad

 

Un día decidimos dejar de huir y permanecer en nuestros hogares. Decidimos usar la razón, la palabra y los rituales de los ancestros para enfrentar a paramilitares, guerrilleros, soldados y a todos los hombres con armas. Como nos resistimos a huir, algunos intentaron negociar las tierras con la comunidad. Pero nosotras no manejamos el concepto del signo peso, por eso jamás vamos a negociar ni a vender, ni a ofrecer tierras. La tierra, que es nuestra mamá, no se cambia por dinero.

Si nosotras, las mujeres sikuani, no resistiéramos, si no orientáramos a los niños y a los jóvenes con la palabra, si no los animáramos a resistir la guerra desde la sabiduría y aceptáramos la visión que tienen los blancos sobre la tierra, perderíamos los fundamentos que nos vinculan a la vida. Nuestra existencia –física y cultural- solo es posible en nuestros territorios. Por fuera de ellos, no hay vida”.

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro