Abrir panel
Comisión de la Verdad

Diálogo social para no continuar ni repetir el conflicto en Catatumbo

Algunas instituciones explican que con su trabajo están sumando poco a poco, “tratando de crear un mínimo de confianza para poder reconstruir el Estado como tal en toda la zona”.

TERRITORIOS | Octubre 09 de 2020

Diálogo social para no continuar ni repetir el conflicto en Catatumbo

El jueves 6 de agosto se realizó el encuentro previo con instituciones y fuerza pública, de cara al Diálogo por la No Continuidad y la No Repetición del conflicto armado en Catatumbo. La visión de las instituciones amplía la comprensión de las causas o factores de persistencia del conflicto en la región.

Algunas instituciones explican que con su trabajo están sumando poco a poco, “tratando de crear un mínimo de confianza para poder reconstruir el Estado como tal en toda la zona”. Mientras que otras piensan que en Catatumbo hay una alta desconfianza hacia lo público: “La verdad es que muchas veces se crean las expectativas y no cumplirles es lo que nos ha hecho perder mucha credibilidad como institución”. 

Sobre los enfrentamientos entre grupos armados ilegales, los representantes de las entidades públicas dijeron que “la población está entre la espada y la pared, muchos obligados a ejercer los cultivos de uso ilícito; han sido víctimas de una serie de masacres y asesinatos en los que Los Rastrojos acusan de colaborar con el ELN y de la misma manera el ELN acusa de colaborar con Los Rastrojos, y los que vienen (sic) a pagar los platos de este conflicto viene siendo la población”.

Esta violencia de los grupos armados, que se ha incrementado desde marzo de 2018, genera acciones contra las lideresas y los líderes porque: “los convierten en un objetivo y porque para ellos es importante el uso del territorio y realizar sus acciones con facilidad, sin que haya denuncias, sin que sea socializado lo que tiene que ver con sus economías ilegales”.

Las instituciones han desarrollado diversas iniciativas económicas para brindar soluciones alternativas a los cultivos ilícitos y economías ilegales. Sin embargo, algunas entidades explican que: “de los proyectos uno ve es que planifican y planifican, pero no llegan a la comunidad. Los llevan a reuniones, que vamos a sembrar cacao, que a mejorar el cacao, que a transformar el cacao y terminamos haciendo hasta chocolatinas, pero ni siquiera hemos sembrado la primera mata de cacao”. 

Además del uso de las tierras para los cultivos ilícitos, a las instituciones les preocupa la formalización de los predios y los daños al ambiente, cada vez más graves. “Ha habido formalización, pero de todos modos ésta no es una salida suficiente. El Estado sí está haciendo la tarea, dentro de las posibilidades y los compromisos”. 

“En este momento realmente estamos perdiendo el patrimonio ecológico de Norte de Santander, la zona de Catatumbo está desapareciendo. La tasa de deforestación es una de las más altas del país por los cultivos lícitos e ilícitos, por la expansión de la frontera agropecuaria”. “La única estrategia es, no solamente salvar el medio ambiente o los servicios ecosistémicos, sino que hay que defender ese uso del suelo y que las comunidades empiecen a tener una producción sostenible”.

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro