Abrir panel
Comisión de la Verdad

En Cundinamarca se forman gestores de la verdad 

Estudiantes y docentes de La Palma se capacitan para ser multiplicadores de la verdad, la convivencia, la no repetición y para construir paz en el posconflicto.

TERRITORIOS | Julio 31 de 2019

En Cundinamarca se forman gestores de la verdad 

En el municipio de La Palma, Cundinamarca, 32 estudiantes y profesores pertenecientes al programa de Comunicación y Paz de la Escuela Normal Superior Divina Providencia, se capacitaron como multiplicadores de la verdad para la convivencia y la no repetición. La iniciativa busca dialogar con gestores de paz de las regiones más afectadas del conflicto armado, para construir de manera conjunta, pensada y socializada garantías de no repetición.

El programa Comunicación y Paz del centro educativo nació de una propuesta trabajada en básica primaria por varios años, que luego se retomó y se reestructuró para favorecer a toda la población estudiantil y así formar gestores de paz. Su objetivo es convertir la institución en un observatorio de paz, donde todos avancen en el ejercicio de los derechos humanos y en la vivencia de las competencias ciudadanas como estrategia para consolidar la paz.

La Comisión de la Verdad participa en el programa a través de charlas pedagógicas sobre la historia del conflicto armado, el alcance del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno y las Farc y el despliegue territorial que ha emprendido la entidad para dar cumplimiento a sus objetivos y mandato.

Kevin Alejandro Tovar Miranda, maestro en formación, cree que este tipo de programas impactan de manera significativa en las instituciones educativas. “Es clave que los jóvenes reconozcan la historia del conflicto armado y que no la vuelvan a repetir, a través del fortalecimiento de valores como el respeto, el amor y la solidaridad hacia los demás”.

La actividad permitió el fortalecimiento del tejido social en el aula de clase. Niños, niñas, jóvenes, que han vivido el conflicto, se unieron para trabajar desde la reflexión para consolidar la paz. “Esta serie de herramientas les permiten a los estudiantes, comprender, mejorar y cambiar la historia del conflicto armado, sobre todo en este municipio que ha sido muy marcado. Muchos de ellos han sido afectados directamente por acciones de grupos al margen de la ley o sus padres han sido asesinados y desplazados”, afirmó Brayan Julián Vargas, maestro en formación. 

 

 

Mientras que Myriam Criado, coordinadora del territorio Cundiboyacense de la Comisión aseguró que: “Es muy importante conversar con los jóvenes sobre lo que han recibido como legado de los adultos, el mundo y la Colombia que le hemos dejado, pero también, construir junto con ellos elementos y garantías de no repetición. Es significativo no solo oír a los jóvenes, sino involucrarlos y más en este lugar en particular, porque estos jóvenes van hacer educadores y la educación también ha sido afectada y necesita elementos reparadores y restauradores”.

 

 

Finalmente, los participantes destacaron la labor que la comisión ha emprendido en el territorio nacional y asumieron el compromiso de multiplicar la verdad en sus espacios y comunidades. Asimismo, la Comisión entregó una placa con el símbolo de la entidad en reconocimiento a los jóvenes educadores por su compromiso y voluntad con la construcción de paz.

 

La formación de multiplicadores de la verdad se extendió hasta el Tolima

nota gestores en tolima

 

El pasado 10 de julio, la Comisión de la Verdad lideró un encuentro con gestores de paz y convivencia de la alcaldía de Ibagué. Estos agentes de cambio generan procesos transformadores en barrios con dinámicas de convivencias complejas. De los 33 jóvenes pertenecientes al programa algunos hacen parte de la Revolución Vinotinto Sur, la barra más representativa del Deportes Tolima, mientras que los demás son deportistas extremos y gestores artísticos y culturales.

En ese contexto, la Comisión busca aunar esfuerzos con jóvenes del territorio, para empodéralos como multiplicadores de la verdad, además de involúcralos en los procesos que la se adelantan en el territorio.

“Toda la comunidad tiene la responsabilidad de apropiarse de la verdad como bien público. Desde ella se tienden puentes para la reconciliación, se reconstruye tejido social, se desescala el conflicto y se avanza hacia la anhelada paz”, manifestó uno de los jóvenes asistentes.

Comentar:

Artículos destacados

© 2019 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro