Abrir panel
Comisión de la Verdad

La Instancia Especial de Género hace seguimiento a la Comisión de la Verdad en contexto de COVID-19

Este organismo que hace seguimiento a la implementación del enfoque de género en el acuerdo de paz sostuvo un encuentro con el Grupo de Trabajo de Género de la Comisión de la Verdad.

GÉNERO | Junio 04 de 2020

La Instancia Especial de Género hace seguimiento a la Comisión de la Verdad en contexto de COVID-19

La Instancia Especial de Género, encargada de hacer seguimiento a la implementación del enfoque de género y garantía de los derechos de las mujeres y personas LGTBI en el acuerdo de paz, convocó al Grupo de Trabajo de Género de la Comisión de la Verdad a una reunión el pasado 22 de mayo. El encuentro tenía como objetivo hacer seguimiento a cómo la Comisión de la Verdad ha venido trabajando y adaptándose a las condiciones de la crisis sanitaria, social, económica y territorial generada el COVID-19 en Colombia.

“Nosotras como Instancia de Género tenemos un poco de preocupación a que en este contexto de COVID-19 la implementación del acuerdo de paz se detenga o se considere con menos valor”, expresó Bibiana Peñaranda, secretaria técnica de la Instancia. En el encuentro virtual, también se habló sobre el cambio en las dinámicas de trabajo territoriales que ha implicado para la Comisión el aislamiento preventivo obligatorio, el posible atraso en el plan de trabajo con miras a cumplir al informe final en noviembre de 2021, y sobre el probable impacto que puede tener sobre la implementación del proceso de paz la redistribución presupuestal que debe hacer el Gobierno para dar respuesta a la crisis sanitaria y económica que ha generado el COVID-19.

Frente a estas dudas, Salomé Gómez Corrales, coordinadora del Grupo de Trabajo de Género de la Comisión de la Verdad, explicó que, desde la etapa de alistamiento metodológico, la entidad siempre ha tenido una asignación de presupuesto mucho menor a la necesaria: “Regularmente se ha tenido para cada año en términos de recursos públicos un 40% menos de lo que se requiere y así ha venido trabajando la Comisión desde 2018. A pesar de esto la Comisión no ha parado su trabajo ni antes ni ahora con las nuevas condiciones que trae la pandemia. A pesar de las dificultades la Comisión sigue pensando su fecha de finalización para noviembre de 2021”.

A marzo de 2020, cuando inició la pandemia y el aislamiento preventivo obligatorio, la Comisión había escuchado a más de 10.000 víctimas Y aunque el COVID-19 ha mermado la posibilidad de escucha directa, se ha planteado toda una estrategia de trabajo virtual y se ha enfocado el trabajo en acelerar los procesos de ingreso al sistema de las entrevistas realizadas, y la transcripción y análisis de los testimonios ya tomados, proceso que ya se empezaba a percibir como urgente dentro de las dinámicas de la Comisión.

“Nosotros transcribimos cada una de las entrevistas y una entrevista puede durar una hora, cinco horas o incluso días, aunque la transcripción no es exclusivamente manual y hay un sistema que la facilita, esta requiere de la revisión humana, de una persona que le ponga el sentido, el lenguaje, que comprenda los audios. Por esto había un retraso entre la toma de la entrevista, el análisis y la comparación, la pandemia ha permitido reducir esa brecha”, explicó Gómez.

Gómez añadió que “cada territorio tiene su dinámica y su trabajo con las organizaciones, entonces hay algunos territorios que ya tenían programadas entrevistas individuales, colectivas y a esas víctimas que ya habían agendado se les ha llamado de manera personal para saber si tienen medios para hacerlo de manera virtual o por un teléfono, y si así lo desean se les garantiza la seguridad y la conexión”.

Debido al cambio de dinámicas que implica el aislamiento la Comisión no solo se ha enfocado al procesamiento y análisis de entrevistas, sino que también ha virado su atención hacia las entrevistas a responsables, un proceso que realizan de forma especial los y las comisionadas, en el que ya se venía trabajando para establecer relaciones de confianza. También, se ha fortalecido el Sistema de Información Misional (SIM), plataforma donde se albergan todas la entrevistas e información crucial para la investigación que cuenta con diferentes herramientas para el manejo y análisis de bases de datos, algo que ha permitido avanzar con indicadores diferenciales de género.

“No podemos dejar de reconocer que, en el marco de esta pandemia, la agenda de paz y el esclarecimiento de la verdad, empieza a tener un renglón secundario. No para quienes hacemos esta tarea y estamos en este ejercicio, sino para las víctimas que están resolviendo su vida diaria y que les es muy difícil tener posicionado un mensaje en clave de la importancia de seguir avanzando con la paz”, expresó Salomé Gómez. Por su parte, Remedios Uriana, mujer wayúu integrante del Grupo de Trabajo de Género señaló que “se siguen recibiendo varios informes por parte de organizaciones de mujeres y personas LGBTI. Esto quiere decir que a pesar de las circunstancias para las mujeres sigue siendo muy importante poder contar su verdad y esto dice mucho”.

La participación, el dialogo y la escucha de diferentes voces, y principalmente de las víctimas, sigue siendo un objetivo fundamental para la Comisión de la Verdad. Por esto, aunque las dinámicas que impone el aislamiento preventivo dificulta en alto grado la participación de diferentes sectores sociales, la Comisión de la Verdad le sigue apostando a continuar con el dialogo plural, diverso y ampliado con las organizaciones a nivel nacional. Para ello ha comenzado a buscar otras posibilidades realizando un viraje hacia lo virtual, flexibilizando de todas las herramientas tecnológicas y de comunicaciones para generar diálogos amplios, y brindándoles a las víctimas acceso, conexión, seguridad, y cuidado psicosocial ante lo virtual para que puedan participar de estos espacios.

La virtualidad en algunos casos ha permitido ampliar los públicos de la Comisión, abriendo los eventos tanto de los territorios como del equipo nacional a públicos de diferentes territorios. Es el caso de la Mesa de Asistencia Técnica del Grupo de Trabajo de Género, que anteriormente contaba con la participación de aproximadamente 55 personas en sus encuentros y que en la última reunión virtual contó con la participación de más de 100 personas.

Por su parte, Magda Yaneth Alberto Cubillos, integrante de la Instancia, expresó que también estaban preocupadas por la situación de seguridad que con el aislamiento preventivo se viene agudizando en algunos territorios: “Sabemos cómo se está agudizando la situación de seguridad en los territorios, tenemos situaciones muy fuertes con las lideresas y los líderes sociales, en la misma Instancia tenemos mujeres con situaciones de seguridad muy difíciles”. Frente a esto, la coordinadora del Grupo de Trabajo de Género planteó que la seguridad en los territorios está muy compleja como lo evidenció el diálogo ‘¿Por qué continúa la guerra en el Cauca?’, realizado hace algunos días por la Comisión.

Finalmente, la Instancia preguntó sobre cómo será posible conciliar el enfoque de género con el enfoque étnico en lo que respecta a las voces de las organizaciones de mujeres negras desde un enfoque antirracista. Como propuesta Bibiana Peñaranda señaló: “es importante que se incluya el enfoque de feminismo negro, que tiene un enfoque igual de respetable. El llamado es a que los indicadores y el trabajo que ustedes hagan desde el enfoque de género permitan que el enfoque de feminismo negro vaya a la par que el enfoque de mujer, familia, género y generación”.

Frente a estas inquietudes, la Comisión de la Verdad manifestó que la entidad recoge todas estas posturas pues le apuesta a una verdad plural, diversa, que acoja la mayoría de voces posibles, desde el entendimiento de las causas explicativas. La Comisión cuenta con una Dirección de Pueblos Étnicos que está enfocada en lo que quedó en la salvaguarda de los acuerdos de paz, así como con un Grupo de Trabajo de Género que busca garantizar la participación de las mujeres desde sus diferentes identidades étnicas. Asimismo, se hizo énfasis en que el Grupo de Trabajo de Género tiene una gran apuesta por el enfoque antirracista y en el núcleo de investigación sobre cultura y sociedad hay tres categorías de análisis con una mirada interseccional: patriarcado, racismo y colonialismo; y hay un gran interés en este núcleo en analizar lo que le ha pasado a las mujeres y personas LGBTI negras en el marco del conflicto armado.

“Todos estos enfoques los tenemos y los ponemos en diálogo, pues uno no invalida al otro, la tarea de la Comisión es justamente que estos enfoques dialoguen constantemente”, concluyó Salomé Gómez.

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro