Abrir panel
Comisión de la Verdad

La persistencia de los y las buscadoras de desaparecidos en el Magdalena Medio

Mujeres, familiares y organizaciones que buscan a personas desaparecidas, en Barrancabermeja, comparten su historia de persistencia y resistencia en la búsqueda de la verdad.

ENCUENTRO | Agosto 21 de 2019

La persistencia de los y las buscadoras de desaparecidos en el Magdalena Medio

La Comisión de la Verdad, la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, Asfaddes, Movice Colombia, ICPM, el cabildo indígena Zenú, entre otras organizaciones, realizaron una reunión preparatoria previa al Encuentro por la Verdad #ReconocemosSuBúsqueda del próximo 28 de agosto en Pasto, Nariño. El encuentro contó con la participación de más de 30 mujeres y familiares buscadores en el Magdalena Medio.

Según cifras de la Red Nacional de Información (RNI) y de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), en los 44 municipios de la región del Magdalena Medio se reportan más de 12.700 casos de desaparición. Entre los años 1984 y 2018, los municipios con más casos son: Puerto Berrio con 1.846, Barrancabermeja con 1.551 y Arenal con 818.

Por esta razón es que los habitantes del Magdalena Medio también quieren alzar su voz para reconocer la dignidad y la persistencia de las mujeres y familiares buscadores de personas desaparecidas.

 

buscadoras conocen

 

Buscadores de la verdad y la dignidad

“Me convertí en buscadora de personas desaparecidas cuando las AUC del Magdalena Medio desaparecieron a mi hermano en el año de 1983. Él no había cumplido 17 años, yo lo estaba criando y me había convertido en su madre luego de que mi mamá falleciera”, dice Marleny Salazar, oriunda de Puerto Triunfo, quien ha persistido más de 30 años en la búsqueda. “Iba a los potreros donde veía a los gallinazos dando vueltas pensando que quizás ahí lo encontraría, lo he buscado entre los N.N. en los cementerios de Puerto Triunfo, Puerto Perales, San Luis, La Dorada, Puerto Boyacá. Siempre mi anhelo ha sido encontrarlo”.

Marleny suspira, toma aire y dice que hasta el día de hoy no sabe dónde está su hermano: “En una audiencia el señor Ramón Isaza me dijo que a mi hermano lo tuvieron que desmembrar y tiraron su cuerpo al río Magdalena. Isaza dijo que mi hermano era un expendedor de vicio y esa es una gran mentira, mi hermano era un menor de edad y mi pueblo era sano, no había vicio. Desde entonces me volví una buscadora incansable”.

 

 

Rocío Campos, es otra mujer que, como miles de buscadores, persiste porque su búsqueda está acompañada de la necesidad de contar quien era su familiar desaparecido, para dignificar su nombre y dar a conocer que ser buscador ha cambiado su vida y la de su familia, porque algunos sectores de la sociedad los tilda de “personas conflictivas”, “insurgentes”, “izquierdosos”.

 

 

A través de un ritual los participantes se conocieron entre sí y trajeron a la memoria a las personas que esperan encontrar, cada uno encendió una luz y en coro cantaron.

 

buscadoras canto

 

¿Qué es ser un buscador?

Según las y los participantes del encuentro: “La búsqueda se convierte en un camino personal de hacer preguntas, pedir respuestas a los responsables y de exigir las garantías del Estado”. En esta opción de vida, que no eligieron sino les tocó asumir, les ha tocado formarse en derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario para poder “romper los miedos y silencios en medio de esa búsqueda dolorosa”.

Su búsqueda se convierte en algo más que una meta personal, ellos se unen a buscar “hasta raspar la tierra”, por lo que muchas veces, para comprender la experiencia de ser buscador, es necesario conocerlos y escucharlos.

 

 

Los buscadores de personas desaparecidas, reclaman que la búsqueda sea humanitaria, que la entrega sea digna, y que la verdad sea plena. Para lograr esa incidencia política y social en el Magdalena Medio, se han unido a las organizaciones, logrando un acompañamiento físico, psicosocial y jurídico, donde reciben apoyo y aprenden a apoyar a otros. La solidaridad los prepara a persistir y a resistir con el otro.

“¡Ser buscadores de desaparecidos nos ha llevado a despojarnos del miedo, de falacias, de estigmas, merecemos un reconocimiento ante la sociedad, las instituciones y la comunidad!”, concluyeron las víctimas.

Únase al reconocimiento a la persistencia de las mujeres y los familiares que buscan personas desaparecidas en redes sociales con el hashtag #ReconocemosSuBúsqueda.

Comentar:

Artículos destacados

© 2019 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro