Abrir panel
Comisión de la Verdad

La violencia por prejuicios de género silenció su liderazgo

Amenazas, agresiones y hostigamientos llevaron a Valentino Enrique a abandonar la política y su territorio.

INFORME ESPECIAL | Diciembre 28 de 2020

La violencia por prejuicios de género silenció su liderazgo

Valentino Enrique realizaba actividades políticas y un proyecto de investigación para la ejecución de políticas públicas LGBTI. Después de una fase de investigación durante la cual se mantuvieron en privado las actividades que daban lugar al proceso, Valentino y su equipo presentaron un debate en el consejo de política social del municipio. En febrero del 2017, una vez fue aprobado el proyecto, Valentino empezó a recibir amenazas a través de mensajes vía Messenger. Con el tiempo, estas amenazas se fueron volviendo más agresivas, hasta el punto de pedirle tres millones de pesos. En ese momento, Valentino denunció ante la Fiscalía las amenazas, por lo que le dieron medidas de protección y acompañamiento policial.

A finales del 2018, empezaron a hacer la gestión con la administración del municipio para la implementación de la política, y de nuevo se volvieron a presentar amenazas que se materializaron de forma más contundente: dos hombres que se movilizaban en taxi lo agredieron y lo hirieron con un arma corto punzante en la pierna izquierda. En un primer momento pensó que se trataba de un atraco, pero, a pesar de que llevaba un computador y dinero, ninguna de estas pertenencias le fueron arrebatadas.

A partir de estos hechos Valentino suspendió el proceso de investigación y en 2019 se postuló para el concejo Municipal en Puerto Colombia. Sin embargo, cuando hizo su primera presentación pública como candidato volvieron las amenazas. Para la misma época, un día en un bus intermunicipal de Puerto Colombia fue agredido por una persona desconocida de la tercera edad y también por los demás pasajeros del bus, lo que lo obligó a bajarse del vehículo. Tras estos hechos, su familia le pidió que desistiera de sus intenciones políticas. Finalmente, Valentino terminó trasladándose a Bogotá luego del hostigamiento de agentes de policía en la ciudad de Barranquilla.

“Únicamente puede existir la violencia por prejuicio en una sociedad que tiene claras definiciones sobre lo que es adecuado, sobre lo que es inadecuado, monstruoso, sexual o prohibido” advierte Vivian Fernanda Cuello Santana, coordinadora del área de Paz y conflicto armado de Caribe Afirmativo. Las violencias por prejuicios de género no se deben a hechos aislados; más bien, hacen parte del contínuum de violencias sufridas por personas con orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género diversas, y se agudizan por el conflicto armado, como lo indica la Plataforma LGTBI por la Paz, al ser estas violencias que son resultado de un fenómeno que ha sido históricamente ignorado e invisibilizado por los diferentes sectores de sociedad colombiana y hasta por el Estado mismo.

 

Vea aquí otros testimonios:

La violencia por prejuicios de género silenció su liderazgo ►

“Cuando uno se autorreconoce como marica vive bajo amenaza” ►

“De esa violación nació mi hijo” ►

“Les vamos a enseñar a ser mujeres y hombres de verdad” ►

“Ser diferente es una razón para ser víctima de crímenes de odio” ►

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro