Abrir panel
Comisión de la Verdad

Lizethe Álvarez, la mujer trans que recorrió Europa en busca de refugio

Relato de esta víctima del conflicto armado colombiano y activista por los derechos humanos.

INFORME ESPECIAL | Agosto 29 de 2020

Lizethe Álvarez, la mujer trans que recorrió Europa en busca de refugio

Lizethe Álvarez Echeverry Söderlind es una mujer transgénero, caleña, migrante en Dinamarca, estudiante de filología del español en la Universidad de Copenhague. También, es profesora de español, asistente social y sanitario, es coordinadora del nodo Dinamarca-Øresund de la Comisión de la Verdad, víctima del conflicto armado colombiano y activista por los derechos humanos con una larga trayectoria.

“El conflicto armado en Colombia, desde sus inicios, ha promovido la expulsión de lo distinto a través de una guerra con varios actores que han promovido patrones claros de violencia contra las personas transgénero. Esta guerra tiene un “Yo” que fomenta la normatividad de lo binario y, con esto, la expulsión de lo distinto; nosotras, lo distinto, somos una amenaza para la guerra, porque proponemos una transformación hacia la paz donde todas seamos escuchadas. Por tanto, expulsarnos del sistema por ser distintas es una forma de la continuidad de esta guerra. Esto nos ha significado nuestra pérdida de derechos democráticos, la falta de reconocimiento y nuestra muerte sistemática. Estos fueron los factores que me obligaron a retirarme al exilio, antes de que me mataran. Mi migración significó la desposesión de mi historia familiar, de mis objetos familiares, de mi historia de vida”, establece Lizethe.

“En Alemania realicé mi solicitud de asilo. Ahí, retuvieron mi pasaporte y otros documentos personales que sólo me fueron devueltos años después al salir del país; de esta forma, empezaba un nuevo proceso de pérdida. Inmediatamente, se me trasladó de la oficina de asilo a un centro de asilo en la población de Eisenhüttenstadt, en la frontera con Polonia. Aquí, la convivencia con otras culturas fue difícil y la población local no nos dio la bienvenida. Durante la entrevista me presenté sola y conté toda mi historia, pero mientras hacía el relato de esta, el entrevistador se dirigía a mí en masculino, Herr Álvarez. Lo cual fue escabroso para mí, haciéndome sentir que mi identidad de mujer y de Lizethe eran falsos. Después de esto, el silencio, el mutismo y la mudez me acompañaron durante todo ese tiempo, me había convertido en la representación viviente de un fantasma, de un espectro”, continúa ella.

“Varios años después, llegó la decisión a mi situación de asilo, todo el documento hacía referencia a mí en masculino. Habían denegado mi solicitud y debía salir del país. Al preguntar a mi abogado el porqué de mi denegación y de ese trato en masculino, me explicó que las autoridades alemanas se basaban en mi origen biológico y que mis argumentos sobre el abandono institucional y los hostigamientos de los actores del conflicto no eran una fuerte amenaza para mi vida. Conviene subrayar que en muchos países del mundo aún no se contempla la solicitud de asilo por causa de la identidad de género, aunque esté estipulado en los ‘Principios de Yogyakarta: Principio 23, sobre solicitud de asilo por identidad de género’”, agrega Lizethe.

“España sería mi siguiente destino. En esta ocasión, fui directo a las organizaciones y fue con CEAR-Madrid donde empecé mi activismo; inmediatamente, me vincularon a un proyecto de inserción laboral para personas transexuales, el cual, con el tiempo heredé y desarrollé, tras la firma de un convenio de colaboración entre Cogam, el Colectivo LGBT de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. Este proyecto pretendía, a través de las propias experiencias de personas transgénero, visibilizar los obstáculos que tienen para encontrar una red de apoyo social y una bolsa de trabajo para la búsqueda de empleo. El proyecto fue un suceso y lo coordiné con mucho orgullo. Mi trabajo fue reconocido hasta ser honrada con el premio a la militancia 2010 por Cogam, era la primera mujer trans extranjera en ser reconocida de esta forma; esto me ayudó a unir las piezas de mi historia y a empezar mi proceso de reparación interna. Soy una mujer amada y me convertiré en la primera mujer extranjera y transgénero en graduarme de la Universidad de Copenhague. ¡Qué nadie me acuse de dejar a medias un sueño imposible! Solicitamos de una acción activa frente a este conflicto y su guerra, frente a la expulsión de los distintos, la desigualdad, la precariedad y la muerte, frente a los feminicidios que son también transfeminicidios”, relata Lizethe.

 

  LGBTI especial

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro