Abrir panel
Comisión de la Verdad

Así fue el gran murmullo del Mercado Clandestino de Conocimiento en Bogotá

La Comisión de la verdad y la Academia Móvil de Berlín reunieron a cerca de 450 personas en un acto de escucha colectiva: el Mercado clandestino de conocimiento y no-conocimiento útil No. 22.

ENCUENTRO | Noviembre 26 de 2019

Así fue el gran murmullo del Mercado Clandestino de Conocimiento en Bogotá

Hablar. Escuchar y ser escuchado. Dialogar. Y hacerlo de formas no convencionales, en un teatro, a modo de puesta en escena, con personas de todo el país, de todas las disciplinas, de todas las procedencias. Estar dispuesto al caos y al azar. Abrir los oídos y la curiosidad y detener el tiempo por tres horas y media. Encontrarse con artistas, científicos, académicos, líderes sociales y ambientales, indígenas, periodistas, excombatientes. Encontrarse todos y todas –expertos, asistentes y curiosos incautos– en un escenario dispuesto para la escucha individual y colectiva.

La jornada empezó el sábado 23 de noviembre a las 3:00 p.m., dos horas antes de lo anunciado. La cita fue en el teatro Faenza, el escenario de proyección de cine más antiguo de Bogotá, construido hace 95 años. Allí se instauró un registro de clientes, adonde los asistentes llegaban para solicitar una conversación con alguno de los 63 expertos a cambio de pagar 1.000 pesos. Si no querían entablar un diálogo “uno a uno”, la alternativa era ingresar al evento y solicitar unos audífonos, para escuchar alguna de las cinco conversaciones que se transmitían de manera simultánea, y que rotaban cada media hora. En el fondo del teatro, en una pantalla gigante, también se podía leer la transcripción simultánea de una de las cinco conversaciones. No se trataba solamente de hablar, sino también de escuchar conversaciones ajenas. E incluso de leerlas.

 

registro mc

 

oyentes mercado clandestino

 

Un par de horas antes, alrededor de 20 expertos que llegaron a Bogotá desde todo el país se habían reunido con el equipo de la Comisión de la verdad en el centro de Bogotá, zona en la que también tenía lugar una manifestación a propósito del Paro nacional, convocado por distintos sectores sociales desde el jueves 21 de noviembre. En esta reunión previa entre expertos, curadores y la comisionada Marta Ruiz, se abordó el sentido político y artístico del Mercado Clandestino, su metodología y las motivaciones de la Comisión para impulsarlo: “Cuando vimos esta experiencia artística que traía la Academia Móvil de Berlín dijimos “esto es lo que la Comisión de la Verdad debe hacer: buscar que la gente hable sobre los temas que nos interesan para la convivencia””.

 

mercado clandestino pantalla

 

¿Y por qué se llamó Mercado Clandestino (o Blackmarket, como se ha nombrado en otras ciudades, como Estambul, Viena, Basilea o Berlín)? Porque se trata de una transacción sencilla, –1.000 pesos, o más cuando la demanda de un experto es muy alta, y entonces se pone en práctica una “subasta”–, en la que muchos tipos de conocimiento son codiciados por los asistentes. Este intercambio de saberes no es regulado por nadie, tal como en las economías subterráneas a las que se refiere su nombre. Esto genera una dinámica de diálogo que propende por el cruce libre de ideas y de saberes.

 

deroux mercado clandestino

 

El estruendo de un gong cada media hora -y las luces de todo el teatro que titilaban por unos segundos- era la señal de que una nueva ronda de conversaciones iniciaba. Los expertos se acomodaban y los asistentes tomaban su lugar. Así empezaba otra media hora de conversación.

 

plenos mesas mercado clandestino

 

El nombre de este encuentro, que fue el número 22 en el mundo pero el primero en Latinoamérica, fue “De culturas anfibias, puertos de contenedores y tumbas líquidas: relatos colombianos en torno al agua”. Desde las 4:00 p.m. se habló en simultáneo de los sonidos que reivindican los páramos, de la historia mitológica del río Ranchería, de la devastación del valle del río Cauca, de la importancia del agua para el barrio Getsemaní de Cartagena, del medio ambiente retratado en el vallenato tradicional, de la voz del río como testigo de la violencia, de la lucha de las comunidades wayúu para recuperar el cauce del arroyo Bruno, de la experiencia de mujeres excombatientes alrededor del agua, de la cultura anfibia a orillas del río Magdalena, del agua y el viento en la Sierra Nevada, de la pesca artesanal en el litoral Pacífico, de los acueductos comunitarios del sur de Bogotá, de los fanzines, la radio y los sound system en el sur del Pacífico, de las tecnologías de bajo costo en función del agua, y de una decena más de temas. Según la comisionada Marta Ruiz, “el agua merecía ser un tema de conversación porque nos une como país, como regiones. Es un tema universal, que encabeza las agendas de convivencia de los territorios”.

Hacia el final, un canto le dio cierre al mercado y conjuró una tarde de ideas y diálogo activo. Tres horas continuas de conversación sentaron un precedente y abrieron preguntas indispensables sobre los alcances de la escucha, especialmente en un momento político de transición como el que atraviesa Colombia. “Es una demostración de la posibilidad de construir conocimiento de manera democrática, horizontal. Es hablar, compartir, sin llegar a ningún acuerdo. Es un acto simple de compartir conocimiento y escucha”, comentó Marta Ruiz.

 

marta ruiz mercado clanddestino

 

*El mercado artístico fue un proyecto artístico para la Comisión de la verdad de la Academia Móvil de Berlín organizado por Mapa Teatro en cooperación con el Goethe-Institut y la Universidad Central, apoyado por el instituto Colombo-Alemán para la paz (CAPAZ) y el Banco de la República. Financiado por el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania y el Goethe-Institut.

**La Academia Móvil de Berlín es un colectivo de artistas, científicos y arquitectos liderados por Hannah Hurtzig que produce espacios colectivos, instalaciones y puestas en escena alrededor de las retóricas del diálogo.

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro