Abrir panel
Comisión de la Verdad

“La música es un mecanismo integrador y de resistencia en las regiones”: Adriana Lucía y César López

Los dos artistas compartieron sus experiencias y contaron cómo la vida los terminó uniendo en el espacio ‘Nombrar lo innombrable: conversaciones sobre arte y verdad’.

CULTURA | Septiembre 04 de 2020

“La música es un mecanismo integrador y de resistencia en las regiones”: Adriana Lucía y César López

La octava charla de ‘Nombrar lo innombrable: conversaciones sobre arte y verdad’ no tuvo a un solo un invitado, como es habitual, sino dos. Fue un dúo de artistas cuyo compromiso por la paz y la reconciliación es indudable: Adriana Lucía y César López. Los dos compartieron sus experiencias y contaron cómo la vida los terminó uniendo hace más de una década para despertar, cada uno con su música, la conciencia social.

La comisionada Lucía González reiteró la importancia de que en el mandato de la Comisión de la Verdad se hable, además del relato de la guerra, del correlato, que son aquellas cosas que han sido positivas en medio del conflicto armado, dentro de las que están carreras musicales como las de los dos artistas. “De alguna manera (Adriana Lucía y César López) han levantado su voz a través del canto, la música y el activismo social para encarnar ese deseo que tenemos los colombianos de construir juntos un escenario de paz que nos merecemos”.

Cuando a Adriana Lucía le preguntan de dónde viene le gusta decir, más que el municipio, el corregimiento exacto en el que nació. El Carito, en Santa Cruz de Lorica, norte del departamento de Córdoba. Una tierra de artistas y de canciones. Las décimas de su pueblo cuentan la memoria del territorio. “El campo es música, en el campo todo se hace con música. Es un intento por sanar y calmar los dolores”, expresó y no dejó de señalar que aunque siente que creció en una familia con privilegios, sus vecinos y su comunidad padecieron el conflicto armado colombiano. Su madre, que fue testigo de la violencia como maestra en una escuela pública, la mantuvo conectada a la realidad de su región.

Por su parte, César López comenzó su historia musical experimentando con la guitarra y el piano. El compositor reveló que una de sus hermanas fue torturada en 1978 y esa experiencia, además de la muerte de su padre en 1994, lo llevaron a emprender la búsqueda de una verdad familiar que luego se transformó en un interés por conocer la verdad colectiva a través del arte.

“Con el paso de los años he sentido que el verdadero sentido de la música es lo que estamos haciendo, ese pulso que une a la gente y a las comunidades”, subrayó López. Un camino en el que también su obra cada vez fue más experimental y dio un salto hacia lo instrumental. “A veces el silencio contiene todas las palabras”, afirmó y agregó que con la ausencia de letra en las canciones también se logra llevar un mensaje.

“Nosotros (los artistas) también tenemos la culpa de muchas cosas por minimizar el dolor. Deberíamos sentir algo de culpa por saber que muchas cosas de las que han ocurrido han pasado en nuestras narices”, reconoció Adriana Lucía. La cantante les pidió a los dirigentes conectarse más con las necesidades de las personas, porque hay líderes sociales con propuestas valiosas que no son escuchadas y artistas que buscan la forma de resistir desde los territorios que necesitan un impulso. “Todo el mundo tiene voz, lo que hacen falta son oídos”, dijo.

La misión que César López no ha abandonado es la de seguir aprendiendo y recorriendo caminos. Escuchar y llevar esos testimonios que recoge a la música. “Pero esas palabras que pone uno ahí tienen una responsabilidad mayor porque tienen que ser verificadas”, anotó. Para el compositor, por encima de los artistas está la música, en la cual va el mensaje de la gran causa: la vida. Allí donde los egos no deberían tener lugar.

López invitó a seguir “leyendo” a las regiones, a que los músicos salgan de los estudios y los escenarios y se vuelquen a las carreteras, a los pueblos, porque esa es la única forma válida de revolución. Incluso propuso a la Comisión de la Verdad, con miras a la entrega del informe final, crear un grupo de Artistas por la verdad. “Si lográramos crear y escuchar esos sonidos podríamos entregarle al país un repertorio muy profundo que cuente su historia”, manifestó. Adriana Lucía indicó que sería una buena manera de agitar corazones y llegar a donde el discurso no alcanza.

El próximo encuentro de ‘Nombrar lo innombrable: conversaciones sobre arte y verdad’ será el próximo 17 de septiembre y tendrá como invitado al escritor Ricardo Silva Romero.

 

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro