Abrir panel
Comisión de la Verdad

Perder a un líder

Durante una de las peores etapas del conflicto armado en Antioquia, el secuestro fue una de las principales armas políticas y económicas de los grupos armados.

TERRITORIOS | Junio 21 de 2021

Perder a un líder

Entre 1995 y 2005 las principales víctimas de esta práctica fueron los alcaldes, con el 36,7% de los casos, seguidos por los concejales y funcionarios judiciales. Los más golpeados fueron los mandatarios del Oriente antioqueño, quienes buscaron acercamientos humanitarios con los grupos armados para contener la violencia que ardía a diario.

El 21 de abril de 2002, alcaldes y personeros del oriente antioqueño, que participaban en la marcha de la Noviolencia, fueron testigos del secuestro del entonces gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria, y su asesor de paz, Gilberto Echeverri, por parte de la antigua guerrilla FARC-EP. Un año después, el 5 de mayo de 2003, Gaviria, Echeverri y ocho soldados que permanecían secuestrados con ellos, fueron asesinados.

Presentamos las voces de tres testigos del impacto de estos hechos en el movimiento de NoViolencia.

 

Ana Patricia Aristizábal Gómez

 

Humberto Restrepo García

 

Juan Manuel Ochoa Giraldo

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro