Abrir panel
Comisión de la Verdad

“Si las víctimas logramos transmitir este dolor a los victimarios habremos avanzado”

“¡La marcha continúa!”, dijeron las familias de Gilberto Echeverri y Guillermo Gaviria y habitantes de Caicedo en el Reconocimiento de responsabilidades de las FARC-EP. Los firmantes del acuerdo de paz dijeron que esta es una pérdida irreparable.

ENCUENTRO POR LA VERDAD | Agosto 10 de 2021

“Si las víctimas logramos transmitir este dolor a los victimarios habremos avanzado”

Este 7 de agosto, alrededor de las 7:30 de la mañana empezó una marcha desde El Puente del Vaho hasta el municipio de Caicedo, en Antioquia. El tramo comprende los cinco kilómetros que le quedaron faltando a la Marcha por la Paz, hace 20 años, cuando la entonces guerrilla de las FARC-EP secuestró al asesor de paz Gilberto Echeverri y al gobernador Guillermo Gaviria. La comisionada Lucía González dijo que asistió a esta jornada como funcionaria y como víctima porque Gilberto y Guillermo fueron sus amigos: “Con ellos soñé un país distinto”. En ese mismo trayecto, los ahora firmantes de los acuerdos de paz aseguraron que cruzar este puente es reafirmarse en que sus instrumentos son estas banderas blancas que y hay que iniciar el diálogo con los actores armados que se mantienen activos.

 

marcha puente vaho

 

Luego de marchar, firmantes, víctimas, medios, institucionalidad y organizaciones sociales se encontraron en el coliseo de la institución educativa de Caicedo. Eugenio Prieto Soto, quien fue gobernador de Antioquia entre abril de 2002 y diciembre de 2003, tras el secuestro, cuestionó a los grupos armados por haber pensado en algún momento que el secuestro era un instrumento para financiar el conflicto y cerró con una frase que dijo haberle escuchado tanto a Guillermo como a Gilberto: “La paz es un camino incierto que todos debemos recorrer tomados de la mano concertando rutas”.

Las palabras de las víctimas son una reconstrucción de su relato, uno que pudieron hacer durante cerca de un año de trabajo con la Comisión de la Verdad. Uno de los invitados a participar de este proceso fue Luis Gabriel Caldas, activista del movimiento de NoViolencia. Él aseguró que estos secuestros y asesinatos retrasaron la posibilidad de un acuerdo de paz. “Quisimos seguir hablando de paz, pero la gente no quería creernos. Nos dejaron sin discurso de paz”. Sin embargo, cerró con un mensaje alentador: “La marcha después de la marcha es nuestra”. Por su parte, Omar Eliécer Blandón, representante legal de Videpaz, invitó a los firmantes de la paz a renovar su compromiso con la NoViolencia en Caicedo: “Hoy como en el 2002, la marcha continúa”, sentenció.

Posteriormente, Martha Cecilia Berrío, lideresa campesina de Caicedo, y Claudia Patricia Mariaca, habitante del municipio, pidieron que nunca más vuelvan a la tiranía de la guerra y preguntaron por qué trataron a los dos funcionarios como enemigos y por qué se ensañaron “con un pueblo tan humilde”.

 

martha berrio

 

En el momento para escuchar a los familiares, se presentó un video en el que la familia Echeverri se encontró con firmantes de los acuerdos de paz, y les preguntan por qué se los llevaron, por qué y cómo dieron la orden de ejecutarlos. Yolanda Pinto les dijo a los firmantes que esperaba que hoy pidieran perdón, con la conciencia de que nunca debieron cometer estos hechos. 

 

exesposa guillermo echeveri

 

Después de invitar a los responsables a pararse con ella en el escenario, Irene Gaviria Correa aseguró: “Invoco el dolor de las familias de Caicedo y de Urrao. Si las víctimas logramos transmitir este dolor a los victimarios y ellos sentirlo realmente, habremos avanzado algo en un proceso de paz. Si a ustedes no los sacude este dolor, de esta manera, hasta que el reconocimiento de la verdad sea igual de sincero, de generoso, de incontenible, nada que podamos decir podrá liberarlos del estado de deshumanización al que los llevó esta guerra que acabó con tantas vidas que es imposible contarlas”. 

 

irene2

 

La hermana de Guillermo Gaviria insistió en que no estaban en este lugar para hacer cierres ni para exorcizar el dolor, sino para aprender a vivir con él para evitar que la violencia siga siendo un recurso, e interpeló nuevamente a los firmantes del acuerdo: “Comprender este dolor debe llevarlos a comprender que su reincorporación debe hacerse sin vulnerar el más básico sentido de justicia que cada persona lleva en su corazón, y que ustedes ultrajaron. La reconciliación no es el primer componente de este proceso. Será la consecuencia del compromiso de no repetición”.

 

Las respuestas

Fancy Urrego, exintegrante del frente 34 de las antiguas FARC-EP, dijo que esta es una pérdida irreparable. “Usamos de manera desproporcionada la fuerza. Lamentamos no haber avizorado el movimiento político por la NoViolencia que se estaba gestando en Antioquia. Tal vez otra hubiera sido la historia de Colombia si hubiéramos oído la voz que nos hablaba con sinceridad y amor de patria. La guerra ensordece y se cometen horrendos crímenes de guerra. Hoy lo entendemos y lo lamentamos”.

Fancy leyó preguntas que recogieron durante el proceso y Luis Óscar Úsuga, excomandante del frente 34, las respondió.

 

fancy

 

¿Por qué realizaron tres tomas a este municipio?

Fueron tres ataques al puesto de Policía de Caicedo. Estábamos en pleno desarrollo del plan estratégico de las FARC-EP, que consistía en ataques a los puestos de policía, a las bases militares del Ejército, a las patrullas móviles y a los grupos paramilitares. Sin duda esto nos llevó a cometer actos que no tenemos palabras para explicar, como la destrucción de la casa campesina, de la iglesia. Nos hacemos responsables de todas estas afectaciones.

 

¿Por qué se ensañaron tanto con Caicedo siendo un pueblo tan humilde?

No fue solo a Caicedo. Fueron muchos municipios en el desarrollo de ese plan: Giraldo, Peque, Ituango. Y en ese camino la confrontación llegó a esta tierra de paz.

 

¿Por qué destruían nuestra economía?

Era un medio para conseguir recursos y su principal economía era el café, por eso lo robamos.

 

¿Por qué secuestraron a Guillermo y Gilberto si venían a hablar de paz?

Nunca pensamos que esto iba a tener el desenlace que tuvo. Jamás avizoramos eso. Nosotros no éramos enemigos de ellos, pero la guerra no nos dejó mirar más allá y no analizamos el plan congruente que traía el señor Guillermo Gaviria.

 

¿Por qué las minas antipersonal?

Eran un arma defensiva para contener el avance de las fuerzas militares y de los grupos paramilitares en operativos contra nosotros. Sin duda con este artefacto afectamos a muchos campesinos del municipio. Les pedimos que nos den la oportunidad de conversar con las familias de más adentro para verificar el daño que les causamos con este artefacto.

 

Fancy retomó. “Reconocemos hoy ante ustedes que no entendimos para qué ellos hacían la marcha, pues ellos buscaban la paz y nosotros buscábamos el cambio. De haberlo entendido no los hubiésemos secuestrado ni asesinado, por eso nos comprometemos a gestionar y sumar voluntades para la reconstruir la casa campesina, disponernos para esclarecer demandas de verdad de la población de Caicedo en la que tengamos responsabilidad, aportar a la construcción de memoria histórica y a la pedagogía de paz, especialmente con los jóvenes del territorio, y manteneros en el compromiso indeclinable de la no repetición. Solo señalamos a nuestro favor que llegamos a la guerra pobres y así mismo firmamos el Acuerdo de Paz. Hoy entre nosotros no hay ricos, vivimos de nuestro trabajo.

Por su parte, Rodrigo Londoño expresó que no encontró palabras para decir la gran equivocación que cometieron: “No digo errores, fueron conductas que nos sacaron de la órbita de ser revolucionarios y nos pusieron en la órbita de ser bandidos”. Mientras que Pastor Alape aclaró que este es un camino largo que apenas comienza, no un acto pasajero.

 

rodrigo l caicedo

 

Francisco de Roux presidente de la Comisión de la Verdad recordó que, si Antioquia no hace la paz, en el país nunca habrá paz. La comisionada Marta Ruiz recordó que “el valor que tiene este acto es que las víctimas hacen parte de una nación y como tal debemos aceptar ese duelo colectivamente. Parafraseando a Ingrid Betancourt, en este país tenemos que llorar juntos. Es muy importante recomponer la confianza y sin eso no vamos a poder construir una democracia. Escuchar la verdad del dolor y la verdad del largo impacto de estos hechos nos va a ayudar a encontrar un camino. La paz no se decreta, lo sabemos tristemente, pero yo quiero llamar la atención sobre lo que hizo Guillermo Gaviria al convertir a la paz en un programa de gobierno”.

 

Vea aquí el evento en su totalidad ↓↓

Comentar:

Artículos destacados

© 2021 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro