Abrir panel
Comisión de la Verdad

La Región Surandina de la Comisión de la Verdad abre sus puertas

Víctimas, empresarios y excombatientes asistieron a la presentación oficial de la región que comprende el centro y sur del Valle del Cauca, Putumayo, sur del Huila y las regiones no costeras de Cauca y Nariño.

APERTURA | Marzo 18 de 2019

La Región Surandina de la Comisión de la Verdad abre sus puertas

El pasado jueves se realizó la presentación de la Región Surandina de la Comisión en la ciudad de Cali. En el evento se reunieron organizaciones sociales, víctimas, empresarios y excombatientes quienes reafirmaron su intención de contribuir con el esclarecimiento de la verdad. También, asistieron la comisionada Alejandra Miller y el comisionado Carlos Martín Beristain quienes enfatizaron la necesidad de que el trabajo de la entidad se sintonice con las necesidades del territorio.

En el panel intervinieron ocho personas en representación de diversos sectores involucrados en el conflicto. Por ejemplo, Isabella Vernaza, una de las víctimas del secuestro masivo de la iglesia La María en marzo de 1999, relató apartes de su vivencia, “en ese momento el ELN justificó el secuestro porque los ricos debíamos pagar un impuesto por la guerra. Además, Pablo Beltrán dijo hace un año que merecíamos el secuestro porque éramos una élite empresarial que no respetaba a sus empleados. Hablar de un encuentro con ellos es difícil. Pero ese es un reto de la Comisión, ubicar a otros victimarios”.

isabella vernaza

Por su parte, Jimena Giraldo Villano, representante del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) habló sobre las víctimas de ejecuciones extrajudiciales. “Mi padre fue asesinado el 11 de marzo de 2006 en el corregimiento de Golondrinas, a 40 minutos de Cali. El Ejército dijo que había dado de baja a un guerrillero, le puso un fusil al lado y lo presentó ante los medios. Han sido 13 años de lucha sin asomos de justicia. Por eso, hago un llamado a la Comisión para que esos testimonios e historias individuales se reflejen en los patrones que está llamada a encontrar”.

Asimismo, el empresario tulueño Alfonso Lotero señaló que, en la confrontación de fuerzas, hubo personas que lograron salir a flote sin ceder a ninguno de los bandos. Recordó que, en 1984, la primera manifestación de la violencia de grupos armados comenzó con las Farc. “Un día, camino a la finca, me hicieron una señal de pare que no atendí. Acto seguido me dispararon. Un año después, las Farc me citaron a una reunión. Negaron todo y me permitieron seguir trabajando en la zona”. A la lista de presiones, se sumó la de los paramilitares, “nos invitaron al Magdalena Medio a crear y apoyar un grupo paramilitar, a lo que le dijimos tajantemente que no. Así que decidimos por nuestra parte crear la fundación FUNDEBASA para actuar en la educación, la salud, la recreación y el medio ambiente. Fue con esta organización y esta resistencia que fuimos ante las Farc para pedirles que la población quedara fuera de sus intereses militares”.

A modo de conclusión, Gloria Rodríguez, representante de la Ruta Pacífica de las Mujeres, instó a la Comisión a encontrar a otras personas que han guardado la verdad durante muchos años. “Faltan tantas historias por contar, muchísimas historias que están esperando a ver quién las escucha. Y en ocasiones solo se habla de las víctimas inscritas en el registro único. Ese es el gran reto de la Comisión, encontrar la verdad en esas historias no documentadas”.

Tiempo para la reconciliación

El evento también sirvió para sellar viejas heridas. Allí el único sobreviviente del secuestro de los diputados de Valle, Sigifredo López, y uno de los responsables, Gustavo Arbeláez, se encontraron para pasar la página.

“Todavía hay gente que me señala. He perdonado, he sanado mis heridas. Aprovecho este momento para decir que ya no lo miro como uno de mis secuestradores, sino como a un sobreviviente de esta guerra. Un hombre que tuvo el valor de desmovilizarse, de pedir perdón. Reciba mi mano como símbolo de reconciliación”, dijo el exdiputado.

reconciliacion

A su vez, Arbeláez reiteró el mensaje de perdón y no repetición, “mi presencia en este evento, es de corazón y busca subsanar esos daños causados por la guerra en este país. Por el dolor que produjo, muchos nos hemos comprometido a no repetirla. La mejor demostración de este hecho, es que ahora estamos en estos escenarios pidiendo la reconciliación. ¡Pedimos perdón! Tuvimos errores de cálculo. La guerra es una locura demencial que nos llevó –a todas las partes- a no dimensionar lo que hicimos”.

Comentar:

Artículos destacados

© 2019 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro