Abrir panel
Comisión de la Verdad

“Ser diferente es una razón para ser víctima de crímenes de odio”

Relato de Manuel Velandia, primer homosexual inscrito en el Registro Único de Víctimas de Colombia y exiliado por más de una década en España.

INFORME ESPECIAL | Diciembre 28 de 2020

“Ser diferente es una razón para ser víctima de crímenes de odio”

Manuel Velandia es líder social del sector LGBTI desde hace 43 años, es cofundador del movimiento de Liberación Homosexual en Colombia y se ha desempeñado como investigador y activista del país con víctimas del conflicto armado; razones por las cuales recibió amenazas en repetidas ocasiones. En el año 2002, siendo el primer candidato político homosexual, fue víctima de un atentado con una granada, el cual fue perpetrado por grupos paramilitares.

Durante su participación en el espacio de escucha ‘Desarmando el prejuicio: verdades desde la diversidad sexual y de género’, Manuel dijo: “En Colombia no se acepta al otro como un auténtico otro, mucho menos si pertenece a los sectores LGTBI. Ser diferente es una razón para ser víctima de crímenes de odio. Históricamente, las violencias hacia nosotros han sido un contínuum de violencia a causa del patriarcado, la discriminación y el estigma en todo el territorio nacional y por todos los actores armados, incluso por la fuerza pública”.

Además de ser reconocido por sus labores de liderazgo y activismo político, Manuel es el primero a quien le fue concedido el asilo en España en razón de ser víctima por su orientación sexual, y la primera persona del sector LGBTI inscrita en el Registro Único de Víctimas de Colombia. “En noviembre de 2006, en una conferencia sobre las minorías sexuales y sus derechos sexuales, comprendidos como derechos humanos, tema del que soy pionero, me preguntaron sobre el primer senador paramilitar que sería investigado en Colombia; yo respondí que prefería que se cayera el proyecto de ley de parejas del mismo sexo, presentado por él, a que un posible asesino me consiguiera derechos. Las amenazas de muerte se extendieron a mi familia, razón por la que me vi obligado a refugiarme en España”, cuenta Manuel.

Durante su participación en el espacio de escucha, Manuel presentó una puesta en escena, en la que integró conceptos muy potentes en la cultura colombiana, como lo son la muerte y la religión. “Pelear con Dios es otra forma de manejar el dolor”, explicó Manuel.

Para Manuel “el arte es un amplificador emocional, permite que otras voces nos recuerden lo que hemos pasado. He hecho del arte como artivismo, una herramienta de trabajo; fotografías, esculturas, grabados, instalaciones, poesía y puestas en escena son mi resiliencia, mi punto de contacto con el conflicto armado y los sectores LGBTI. Primero lo hice desde mi propia vivencia; luego, en el apoyo emocional a víctimas. Y, como miembro del Foro Internacional de Víctimas, descubrí que aun cuando muchas no pertenecían a nuestros sectores, sus historias tenían algo en común con las nuestras y, entonces, introduje en mi artivismo las vivencias de otros”.

El Espacio de Escucha fue una plataforma para compartir no solo los hechos violentos que sufrió durante el conflicto, sino sus impactos psicosociales luego de 12 años en el exilio, tales como sufrir daños emocionales; la ruptura de las relaciones sociales, familiares y de proyectos de vida; la xenofobia; la inestabilidad socioeconómica y muchas otras secuelas, pues el retorno se vuelve casi tan complejo como el mismo destierro.

“Como refugiados hemos aprendido otras maneras de vivir el cotidiano construyendo nuevos amores, cimentado nuevas esperanzas. Cuando experimentamos el nuevo exilio, el futuro se hace incierto. Nuestra formación académica y la experiencia de trabajo no son reconocidas fácilmente. Nos hacen sentir extranjeros en nuestro propio terruño. Una vez más vivimos los duelos de la separación y del aislamiento”, dijo Manuel sobre sus vivencias, mientras exige que sean reconocidas sus historias, y que la sociedad acepte y comprenda que el ser distinto en los afectos, la genitalidad o el cuerpo no justifica las violencias ejercidas contra lesbianas, gais, bisexuales o personas trans.    

 

Vea aquí otros testimonios:

La violencia por prejuicios de género silenció su liderazgo ►

“Cuando uno se autorreconoce como marica vive bajo amenaza” ►

“De esa violación nació mi hijo” ►

“Les vamos a enseñar a ser mujeres y hombres de verdad” ►

“Ser diferente es una razón para ser víctima de crímenes de odio” ►

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro