Abrir panel
Comisión de la Verdad

‘Una maleta colombiana’, un libro sobre la experiencia de las víctimas en el exilio

El libro recoge historias de víctimas en el exilio recopiladas por la Comisión de la Verdad en el proceso de reconocer el impacto del exilio, la diversidad de contextos y las luchas por retomar los proyectos de vida truncados por el conflicto armado.

LA COMISIÓN | Abril 14 de 2021

‘Una maleta colombiana’, un libro sobre la experiencia de las víctimas en el exilio

La maleta es el principal objeto, y con frecuencia el único, que le queda a una persona exiliada. Es su pertenencia más preciada para llevar a mano sus recuerdos, documentos o elementos de valor, o simplemente el símbolo del dolor de la partida forzosa y la esperanza de salvación ante alguna amenaza o atentado por causa en el conflicto armado. Aunque las hay de todos los tamaños y formas, no hay ninguna que aguante el peso de los años en una situación que, para la mayoría, no permite el retorno ni tampoco les hace un lugar donde han pedido asilo y, aunque pudieron salvarse, no la sienten su hogar, su patria.

A partir de una película vista durante un vuelo, surgió el título de ‘Una maleta colombiana’, para dar cuenta de las historias vividas en más de 20 países del mundo por colombianos en situación de exilio como consecuencia del conflicto armado interno. Una experiencia que tiene distintos nombres: refugio, asilo, víctimas en el exterior, desplazamiento transfronterizo. Y esos relatos hacen parte de una escucha llevada a cabo por la Comisión de la Verdad, el de esa Colombia fuera de Colombia.

Escrito por el comisionado Carlos Martín Beristain, este compendio de relatos cortos acoge un sinnúmero de realidades y diversos sentimientos. En 354 páginas se hacen travesías que, aunque parezcan difíciles de creer, fueron vividas por millones de colombianos alrededor del mundo, aquellos que se sumaron al trabajo de la Comisión para contribuir a la búsqueda y al esclarecimiento de la verdad, pero sobre todo para que se sepa su verdad y, quizás así, hallar paz y aliviar un poco las cargas del peso que trae consigo la huida y el no lugar.

Los textos ponen en evidencia diversas anécdotas de esta realidad, a la vez que marcan distancia de expresiones que subestiman la situación: “son de buenas”, “corrieron con suerte al huir”, “menos mal pudieron hacer vida en otro país después de perderlo todo aquí en su patria natal”.

Es un relato colectivo y, a su vez, se convierte en un homenaje a quienes abrieron su corazón y su vida al contar su testimonio y entretejer la verdad que está fuera de Colombia. Es sobre todo un camino de vuelta y agradecimiento a las víctimas y sobrevivientes en el exilio colombiano que han dado su testimonio a la Comisión de la Verdad.

“Naturalmente cuando el destierro no conlleva solo desolación, sino también pobreza y carencias, la situación es doblemente dolorosa, pero los textos de Carlos Martín Beristain, tienen la capacidad empática, el buen oído y el buen corazón, de hablar de todos ellos con una mirada siempre solidaria, que además intenta conservar y resaltar siempre la dignidad del desarraigado, sin caer en esa lástima que, en últimas, no es sino una forma del desdén”, así describe el trasfondo del libro Héctor Abad Faciolince, autor del prólogo, y quien a su vez comparte los temas del “destierro, el exilio y la pérdida del piso que es la propia tierra”, como él mismo lo cuenta.

Al abrir esta maleta colombiana saldrán distintos momentos, espacios, personas, perspectivas y sentimientos desentrañados de las víctimas. Relatos que reconstruyen con enfoque y respeto tantos años atrás, tantas vidas de sobrevivientes que han andado el mundo buscando salvar sus vidas y que ahora, entrelíneas, son evocados sus sentires y pensares para contar la verdad, aquella construida por cada fragmento propio de un proceso que la Comisión de la Verdad ha gestado y que, bajo la mirada del comisionado Beristain, se escribe “sí o sí” como parte del compromiso para que cada historia trascienda la memoria de un país y llegue a la vida de quienes necesitan escucharla.

“Los croquis son trazos de vidas vividas que aún no han sido contadas, y que muestran verdades que laten, que sienten, que hablan. Y ojalá que movilicen la curiosidad que acompaña un viaje por el mundo de esta herida, y de sus lecciones de las vidas que lo habitan”, dice el comisionado Carlos Martín Beristain.

El libro contó con el apoyo de instituciones internacionales aliadas como la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Descargue aquí el libro ►

 

***

La presentación de este libro tuvo la dinámica de un conversatorio y contará con la participación, además del comisionado Carlos Martín Beristain, de la comisionada Lucía González. Asimismo, tendrá como invitados a Fabian Salvioli, relator especial de las Naciones Unidas sobre la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición; Helena Villagra y Carlos Andrés Pérez, líder social y defensor de derechos humanos en la región Urabá-Darién-Caribe.

El diálogo tuvo como principal objetivo dar a conocer la importancia de los relatos de las personas exiliadas y el reconocimiento de estas víctimas y sus testimonios en el informe final.

Vea aquí el diálogo ↓↓

 

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro