Abrir panel
Comisión de la Verdad

Violencia contra menores de edad con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género diversas

A lo largo de seis capítulos un informe de Caribe Afirmativo evidencia factores de persistencia que han abierto el camino para que estos niños, niñas y adolescentes viviesen vejámenes en medio de la guerra.

ENCUENTRO | Diciembre 23 de 2020

Violencia contra menores de edad con orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género diversas

Caribe Afirmativo entregó el informe ‘Juguemos en el bosque mientras el lobo no está. Violencias en el marco del conflicto armado contra niñas, niños y adolescentes con orientaciones sexuales, identidades y/o expresiones de género diversas en Colombia’ a la Comisión de la Verdad. Este informe es el resultado de la documentación de 24 casos de violencia cometidos en el marco del conflicto armado contra niñas, niños y adolescentes con orientaciones sexuales, identidades o expresiones de género en los territorios de Montes de María, Medellín, oriente antioqueño y Urabá antioqueño.

Este informe hace parte del proceso de escucha plural que lleva a cabo la Comisión y servirá como insumo en el riguroso proceso investigativo que realiza la entidad.

Para su elaboración, entre 2018 y 2020 se aplicaron distintos instrumentos investigativos que permitieron identificar las formas diferenciadas en que las personas menores de 18 años con orientaciones sexuales, identidades o expresiones de género diversas fueron violentadas por actores armados legales e ilegales en el marco del conflicto armado en razón del prejuicio hacia sus sexualidades o género. Según Caribe Afirmativo, estas violencias fueron ejecutadas para “corregir”, castigar y “prevenir la desviación” de estas niñas, niños y adolescentes, así como por el simple deseo de los actores armados por sexualizar sus cuerpos.    

Según Wilson Castañeda Castro, Director de Caribe Afirmativo: “Los estudios sobre las afectaciones del conflicto armado en Colombia se han quedado cortos a la hora de indagar por los efectos sobre niñas, niños y adolescentes; por nuestro adultocentrismo que también pervive y que ha sido eje articulador, no solo en el conflicto armado, sino para determinar el orden moral, añadiendo a esta visión reduccionista expresiones misóginas, homofóbicas, transfóbicas y racistas, y cuando persisten ahondan particularmente en la vida de niños niñas y adolescentes como depositarios sistemáticos de violencia”.

De las 24 víctimas identificadas, 20 eran adolescentes y 4 eran niñas o niños, y con base en ellos se documentaron al menos 34 casos diferentes de violencia, específicamente: violación sexual, acoso sexual, desnudez forzada, esclavitud sexual, embarazo forzado, amenazas individuales y generalizadas, desplazamiento forzado, desaparición forzada, tentativas de homicidio y feminicidio, agresiones físicas y psicológicas, detenciones arbitrarias y tortura.

El informe expone a lo largo de seis capítulos los factores de persistencia que se consideran han abierto el camino para que niños, niñas y adolescentes con orientaciones sexuales e identidades de género diversas, viviesen estos vejámenes en medio de la guerra.

“Muchas de estas niñas, niños y adolescentes vivían en zonas rurales y campesinas. Pertenecían a comunidades afrodescendientes o indígenas, o se encontraban en condiciones de pobreza. Estos casos son la exacerbación del contínuum de violencias que las personas LGBT viven a lo largo de sus vidas. En ocasiones, ellas, ellos y elles se encontraron en desprotección porque fueron discriminadas o excluidas de sus hogares previamente, precisamente por los prejuicios hacia su diversidad sexual o de género, llegando a habitar la calle en muchos casos o incluso condenándose al silencio por el temor a la estigmatización, la culpabilización o la revictimización social frente a lo ocurrido. Las armas, sin duda alguna, agudizaron todas esas violencias preexistentes contra niñas niños y adolescentes”, explicó Vivian Cuello Santana, coordinadora del equipo de Paz y conflicto armado de Caribe Afirmativo.

Con esta entrega, Caribe Afirmativo espera visibilizar las condiciones de mayor vulnerabilidad que experimentaron niñas, niños y adolescentes en el marco del conflicto armado en el país, pues este exacerbó todas las violencias que ya venían padeciendo por la estigmatización de sus expresiones del género o la sexualidad durante su niñez o adolescencia.

Al final del encuentro, la comisionada Alejandra Miller, concluyó: “Quiero agradecer a las víctimas por sus voces, por su confianza, por la fuerza para poder contar todo el sufrimiento que vivieron, por ese coraje para mostrar su historia y también por ese coraje para, no solo sobrevivir a ella, sino para reponerse, resistir y organizarse. Creo que dan ejemplo de resistencia a este país. Como bien decían, es hora de que todos y todas sepan, es hora de que este país sepa lo que pasó no solamente con las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero, sino lo que pasó con esos niñas y niñas que adicionalmente estaban en total estado de indefensión”.

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro