Abrir panel
Comisión de la Verdad

La violencia reproductiva en el conflicto armado: una verdad pendiente

Mujeres y personas transgénero víctimas de violencias reproductivas en el marco del conflicto armado colombiano relataron ante la Comisión sus experiencias para aportar al esclarecimiento de la verdad y la no repetición.

INFORME ESPECIAL | Diciembre 15 de 2020

La violencia reproductiva en el conflicto armado: una verdad pendiente

 

El conflicto armado ha afectado de manera desproporcionada a las mujeres, las niñas y las personas LGBTI en Colombia. El Acuerdo de Paz, junto con el activismo de los grupos de mujeres, permitió que en la creación del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), cuyo trabajo para reparar integralmente a las víctimas del conflicto, se incluyera por primera vez en el mundo un mandato expreso de incorporar una perspectiva de género en todos sus componentes. Este logro, que ofrece la posibilidad histórica de sentar un importante precedente en la búsqueda de la verdad y la justicia en clave de género y visibilizar las formas de las violencias basadas en género que son tradicionalmente ignoradas, tales como la violencia reproductiva.

Hasta el momento una de las violencias reproductivas en el marco del conflicto armado que más se ha reconocido y de las que más se ha hablado en el país son los abortos forzados que se daban al interior de las filas de las desaparecidas FARC-EP. De hecho, Rodrigo Londoño reconoció, en entrevista con La W, el 15 de septiembre de 2020, dos días antes de que la Comisión de la Verdad llevara a cabo el Espacio de Escucha ‘La violencia reproductiva en el conflicto armado: una verdad pendiente’, que en las FARC-EP se dieron abusos sexuales y abortos forzados, frente a lo que señaló: “Yo no entiendo por qué eso pasó. Yo le respondí a la magistratura, con mucha vergüenza, hay que reconocer que sí. He conversado con muchas mujeres. Hay que reconocerlo como un crimen”.

Sin embargo, este no fue el único grupo que cometió violencias reproductivas. Además, el aborto forzado no fue el único tipo de violencia reproductiva cometido por las extintas FARC-EP y aún falta mucho por profundizar al reconocer el aborto forzado.

“Históricamente ha existido poco énfasis en la violencia reproductiva, lo cual ha creado dificultades para dimensionar e identificar a quienes la han sufrido. Las comisiones de la verdad de Perú y Timor del Este dieron unos primeros pasos, pero sin duda que la Comisión de la Verdad en Colombia hoy realice este espacio constituye un avance sin precedentes, no sólo para Colombia, sino también globalmente en materia de esclarecimiento de la verdad y construcción de la memoria con enfoque de género”, manifestó Catalina Martínez Coral, directora regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos, durante el Espacio de Escucha.

Según el Centro de Derechos Reproductivos, las violencias reproductivas son toda vulneración a la capacidad de las personas para decidir si quieren o no tener hijos y en qué momento, así como al acceso a información y servicios de salud reproductiva para hacer efectivas esas decisiones. En Colombia las violencias reproductivas han sido perpetradas por todos los actores del conflicto armado, incluido el Estado, por medio de actos como: anticoncepción forzada, esterilización forzada, maternidades forzadas, embarazos forzados, abortos forzados y violencia reproductiva institucional como abortos involuntarios resultado de las aspersiones con glifosato.

“Las violencias reproductivas que se dieron en esta guerra son crímenes desconocidos y silenciados, parten de esa necesidad que han tenido todos los actores armados de controlar la sexualidad y la reproducción de las mujeres y de las personas LGBT en función de sus objetivos bélicos. Es la extensión del cuerpo de las mujeres como el territorio de la imposición de sus normas y por supuesto de una profunda afectación de autonomía de las mujeres sobre su sexualidad, sobre sus cuerpos y sobre su decisión alrededor de la reproducción”, explicó la comisionada de la verdad Alejandra Miller al introducir el evento.

Según Miller la Comisión de la Verdad ha recogido 912 testimonios de mujeres víctimas de violencias sexuales a lo largo y ancho de COlombia, que incluyen 36 testimonios de violencia reproductiva. Las víctimas de estos hechos compartieron durante el Espacio de Escucha sus vidas y lo que fue haber estado expuestas a estas violaciones de derechos, con el propósito de contribuir a que esta verdad no continúe pendiente. Les invitamos a conocer sus historias en este especial.  

 

Inicio ► La violencia reproductiva en el conflicto armado: una verdad pendiente

Entrega 1 ► “Detrás del flagelo del reclutamiento vienen un sin fin de vejámenes”

Entrega 2 ► “Ustedes acá no vienen a criar niños, vienen a contribuir al pueblo”

Entrega 3 ► “Que el Estado no se haga el que no es con ellos, porque es a un pueblo al que está dañando”

Entrega 4 ► “Nos mandaban a capar para que no tuviéramos hijos”

Entrega 5 ► “No se imagina el dolor tan grande que puede producir una guerra siendo mujer”

Entrega 6 ► “La justicia, la verdad y la reparación a las víctimas de violencia reproductiva han sido extremadamente limitadas”

 

 

 

* Este espacio de Escucha fue posible gracias al apoyo de organizaciones que, desde el acompañamiento a las víctimas, la búsqueda de justicia, documentación y análisis han contribuido a incrementar las posibilidades para que esta compleja situación logre visibilizarse.  Agradecemos a la Pontificia Universidad Javeriana, el Centro de Derechos Reproductivos, Women’s Link Worldwide y la Corporación Humanas, organizaciones que han venido aportando metodológicamente a la búsqueda y construcción de la verdad con enfoque de género. Asimismo, agradecemos a las organizaciones sociales de mujeres y de víctimas que han contribuido con su decidido esfuerzo a dar un lugar de total relevancia para el país sobre este tema pendiente, cómo la Red de Mujeres Víctimas y Profesionales que aceptaron la invitación a este espacio.

Comentar:

Artículos destacados

© 2020 Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición

Desarrollado por Pixelpro